Dec. 21, 2016

Equinoccio de invierno

Otra madrugada fría como mortaja
vuelve y aúlla un ladrido,
un atrevimiento en la cresta de espuma
que apenas besa el vértigo,
sucumbe.

Se rinden las máscaras
se congelan los juicios
seguimos andando por la vida
a cucharadas.

Es diciembre de nuevo,
con su espada
y con su calendario que sofoca
el tic tac de la sonrisa.

La memoria suma y resta instantes
donde fuimos, pero deseamos tregua
hoy llegó el invierno de nuevo
con su fuerza de planta trepadora

Silvia Siller