Sep. 30, 2016

Septiembre 30


Desde estas teclas
viajo el destierro de la pluma noctámbula,
desde la reclusión,
sale del cascarón un resfrío,
un estornudo suspendido en su víspera.

Es como acudir a la confesión,
mientras el universo se encarga
de malograr la penitencia.

El otoño y su queja
reza crujidos de una hoja seca
y la lluvia se arrepiente.

La llama extravió el azul,
en algún cristal quebrado a pelotazos
por niños que no tenían permiso.

Al menos el destierro es el poema
Y nadie logra leer el pensamiento.
La película sigue rodando
con la certeza de sus protagonistas.

Silvia Siller